Donación de órganos y tejidos

Es una noble causa qué debe ser reflexionada con absoluta responsabilidad y reales actitudes altruistas para proteger a los familiares amigos, en favor de la comunidad. Los trasplantes son realizados por médicos cirujanos especialistas y trasplantó- logos, encargados de restablecer la función de un órgano o tejido al ser sustituido.

Actualmente observamos que en la población existe una mayor conciencia de las personas jóvenes y adultos, para ser donadores en forma más frecuente debido a los avances científicos y tecnológicos. Así como a la información vertida entre la sociedad por parte de autoridades medicas, organizaciones y/o fundaciones sin fines de lucro.

La donación tiene registros de voluntarios a nivel nacional, para restaurar y mejorar la calidad de vida a pacientes que son inscritos en el programa mencionado. Debido a que esta donación de órganos, tejidos o células pudiera ser la única alternativa en algunos enfermos.

También existen requisitos legales reglamentados por la Ley General de Salud, establecidos en el artículo 333, regulada por un marco normativo. El donante debe ser mayor de edad, y no existe un límite, solamente el reconocimiento previo de estar en buenas condiciones físicas y mentales.

Asimismo se le debe informar de los riesgos y consecuencias en la intervención, que pueden revocar o cambiar su decisión en cualquier momento, como el hacerse una prueba de compatibilidad para evitar la disfunción en el paciente receptor.

El donador debe escribir por escrito su elección ante Notario Público, de acuerdo al artículo 27 de la Ley de Donación y Trasplantes. Es necesario comunicarles a familiares y amigos, así como obtener una credencial en la red hospitalaria con fines de trasplante.

Doctores especialistas conjuntamente con los coordinadores hospitalarios, determinarán si el donador no padece ninguna enfermedad transmisible. Los Órganos que pueden tener fines de trasplante son: el corazón, pulmón, hígado, páncreas, riñón, intestino, así como los tejidos de piel, hueso, cornea y célula ósea, entre otros.

Los trasplantes se realizan por médicos cirujanos y trasplantó- logos especializados. Si el corazón deja de latir, sólo pueden donarse tejidos y cuando la muerte es encefálica, es decir el cerebro pierde sus funciones de forma irreversible, éste órgano vital seguirá latiendo de manera artificial.

Habiendo confirmado legalmente la pérdida de vida pueden ser donados tantos órganos como tejidos, porque al seguir latiendo el corazón los órganos están funcionando.

Cabe mencionar que en la mayoría de las religiones como la iglesia católica, protestante, mormones (quienes realizaron el primer trasplante cardíaco artificial y se hizo en un hospital específico), la ortodoxa y la evangelista, le otorgan la libertad de decidir a cada individuo. A su vez, los testigos de Jehová aceptan las donaciones solo con personas finadas pero no las transfusiones sanguíneas.

Dentro de la experiencia en este proceso, se genera un impacto en la familia, que debiera ser acompañado de un apoyo psicológico. Con el fin de asimilar esta actitud benévola de las personas -así lo decían Kristen- a favor de la donación y trasplante, para proporcionarles una tranquilidad emocional y bienestar futuro.

psicologa.graciela@gmail.com

*Economista y psicóloga

FUENTE: https://www.elsoldezacatecas.com.mx/columna/donacion-de-organos-y-tejidos

Carnet de Donante ¡Solicítalo ya!

Facebook

Instagram

You Tube

Ver vídeos

Twitter