Donar órganos es un acto de amor

Si alguien le dice que por ahí están sacando órganos humanos para venderlos en un ficticio mercado de trasplantes, no le crea, son cuentos de camino. La extracción y conservación de partes vitales del organismo con fines clínicos para trasplante, requiere el concurso de decenas de especialistas, complejos procedimientos en equipos sofisticados, a lo que se suma la no menos rigurosa determinación de la compatibilidad del órgano extirpado con la identidad biológica del posible recipiente.

Si, en cambio, alguien le alentara a autorizar que, una vez fallecido, sus órganos sean donados, no dude en dar su asentimiento. La donación de órganos es un acto de amor, una forma de posibilitar la prolongación de la vida de alguien en riesgo de muerte por la disfunción de una parte vital de su organismo. Es una lástima que para mucha gente resulte más creíble un improbable trasiego de partes humanas, que la indudable utilidad de la donación voluntaria.

Quienes dirigen el Instituto Nacional de Coordinación de Trasplante (Incort) hacen denodados esfuerzos por lograr que la gente deje de creer en noticias falsas sobre tráfico de órganos y adquiera conciencia de la necesidad de fomentar una cultura de donación de órganos basada en la convicción de que hacerlo es un acto de amor por la vida y una manera hermosa de hacer el bien sin mirar a quién.

FUENTE: http://hoy.com.do/donar-organos-es-un-acto-de-amor/

Carnet de Donante ¡Solicítalo ya!

Facebook

Instagram

You Tube

Ver vídeos

Twitter