Felipe vivió la experiencia de dar vida a su hijo al donarle un riñón

Publicado el: 2 septiembre, 2017
Por: Sorange Batista
e-mail: s.batista@hoy.com.do

El saber que un padre ha dado vida a su hijo podría sonar a error en muchos, porque es una virtud reservada para las madres, sin embargo en el hogar formado por Ana Awilda Rodríguez y Felipe Guevara se vivió esa extraordinaria experiencia cuando tuvieron que salvar a su hijo Felipe Alfredo, quien requirió de un trasplante de riñón a los 17 años.

Narrar la experiencia que en el momento del diagnóstico fue devastadora, aun arranca las lágrimas de Ana Awilda, quien fue la primera en recibir la noticia de qué ocurría con su hijo.

“Una tarde me dijo que tenía fiebre. Como estando niño le dio dengue cada vez que tenía fiebre le realizaba análisis. Le salió la proteína alta y sangre oculta. La doctora me refiere al urólogo, quien le mandó a realizar una prueba de creatinina. Le salió en 6.3, pero yo no sabía que eso era malo hasta que vi cómo cambió el semblante del doctor al ver los resultados”, explicó.

Ahí inició la incertidumbre. Ana Awilda que en ese momento andaba sola con su hijo le insistió al médico para que le dijera pero este más tarde le expresó que no quería dar la noticia delante de su hijo. Ese diagnóstico la dejó absolutamente en shock: los riñones de su único hijo, adolescente, no funcionaban.

Recuerda que se marchó a su casa y como pudo llegó, le contó a su esposo que también quedó sorprendido y de inmediato se fue a casa de su abuela a llorar.

Asimilando el proceso. Al día siguiente contó en su trabajo lo que le ocurrió y alguien le recomendó un médico en Cecanot y lograron comunicarse con él.

“Lo llevamos donde el doctor Ignacio Bengoa y ahí se inició el proceso de ver qué le dañó el riñón y ahí se descubrió que el nació con la uretra obstruida y esa condición le produjo el daño renal que se había descubierto”, explicó.
En ese proceso se optó por la realización de dos cirugías para corregirle esa situación para entonces iniciar el proceso de trasplante que implica la búsqueda del órgano de un paciente compatible.

Otra prueba en el camino. Los primeros en hacerse la prueba fueron Ana Awilda y Felipe, como sus padres pero ahí entonces surgió otro problema. Al evaluar a Felipe comprobaron que padecía de presión arterial alta y lo medicaron. Quedó descartado, pero al evaluar a la madre los médicos descubrieron que esta tenía un tumor maligno en un riñón y entonces hubo que realizarse una cirugía con carácter de urgencia, porque si no el mal se podría expandir a otros órganos.

“En ese proceso hablamos con la familia, fuimos a las iglesias a todas partes buscando donante, pero un buen amigo me dijo que no me diera por vencido que yo podría donar. Me dijo: ponte a dieta, mejora tu presión, baja tu colesterol y haz el intento a ver si puedes donar. Creo que lo logras”, recordó Felipe y eso hizo.

De padre a hijo. Felipe volvió donde el doctor y le explicó su disposición y le dijo que estaba dispuesto a firmarle un descargo, si era posible, pero este dijo que no se podía. Ante la insistencia y luego de una mejora en su condición se le realizaron nuevas pruebas, incluida una fuera del país y la respuesta fue positiva.

El día de la cirugía, primero ingresaron al quirófano a Felipe y una hora después a su hijo.

“A la hora que a Felipe Alfredo se lo llevaban yo dije: Señor es tu voluntad, no la mía. Una enfermera que estaba ahí me ayudó a orar. Estaba rodeada de amigos, familiares que me acompañaron”, recordó en medio de lágrimas.

A partir de ahí todo fue un proceso de recuperación del que hoy hacen dos años.

Hoy su hijo es estudiante de psicología y desarrolla una vida con normalidad.

“Hoy por tí, mañana por mí”. Es la reflexión que tienen hoy los padres de Felipe Alfredo. Llaman a las personas a donar órganos porque hay muchas personas a la espera que cualquiera se apiade de ellos.

“Hay personas que piensan que porque una persona esté en lista si lo llevan a intensivo lo van a matar para coger ese órgano, eso no es así, estudien, lean, vean. Vamos todos a ayudar en esa causa”, dijo Ana Awilda.

Tanto ella como su esposo apoyan las iniciativas tendentes a crear conciencia sobre la importancia de donar.

FUENTE: http://hoy.com.do/felipe-vivio-la-experiencia-de-dar-vida-a-su-hijo-al-donarle-un-rinon/

Carnet de Donante ¡Solicítalo ya!

Facebook

Instagram

You Tube

Ver vídeos

Twitter