Héroes que preservan los órganos cadavéricos para salvar otras vidas

Sin horario. Los coordinadores son alertados en cualquier momento. Trabas. Los centros privados hacen una “resistencia diplomática” cuando los especialistas piden ingresar.

SANTO DOMINGO.-Una llamada por parte de un médico del área de emergencia o de la Unidad de Cuidados Intensivos de un hospital a uno de los 27 coordinadores de Trasplante de Órganos se convierte en la primera alerta de que se tiene un potencial donador de órganos.

Este primer toque, que puede ser a cualquier hora del día, la noche y hasta la madrugada no significa que ya se disponga de los órganos de la persona que falleció, sino que se debe correr para poder aprovecharlos. Allí empieza la batalla contra el tiempo.

Arduo trabajo

Los doctores Juana Sarita, Roselis Ravelo y Mónica Bounpesiere, intensivistas y cirujana de Trasplante de Páncreas, relatan algunas de las situaciones a las que se tienen que enfrentar en el día a día para lograr que se realicen las donaciones.

Estos hombres y mujeres acuden a donde está el cadáver del posible donador, reconfirman que la persona falleció, y luego se aseguran de que todos esos órganos se preserven.

Previo a esto, y en medio del dolor que supone la pérdida de un ser querido, los galenos hablan con la familia para que llenen el formulario de consentimiento de donación del Instituto Nacional de Coordinación de Trasplante (Incort).

Esta medida la adoptan, porque la Ley 329-98, que regula la donación, prohíbe que se hagan extracciones de órganos sin el consentimiento familiar.

En la madrugada

Juana Sarita, intensivista del Hospital Regional Universitario José María Cabral y Báez, en Santiago de los Caballeros, relata que las posibles donaciones siempre ocurren “en horas de la madrugada”.

Explica que como carecen de equipo quirúrgico, lo primero que hacen es tratar de mantener el corazón del donante latiendo en lo que llega el personal desde Santo Domingo, que queda a unos 155 kilómetros de distancia.

Luego verifica mediante pruebas y fármacos el estado de los demás órganos, como: el hígado y el riñón. Concluido esto, extraen los órganos, sin afectar la parte estética del fallecido.

¿Qué sigue?

El órgano, que puede ser un riñón en este caso, se traslada en una nevera con hielo por toda la carretera. Mientras el receptor, previamente elegido de la lista de espera, y que es compatible con el donador, está en el centro de salud realizándose otros análisis.

Antes de llegar el riñón el receptor está ingresado en el quirófano, donde un cuerpo médico de más de ocho personas procede a realizar el trasplante.

Resistencia ‘diplomática’

Una de las trabas por las que atraviesan los coordinadores de trasplante es la resistencia de las clínicas privadas a la hora de entrar para evaluar el paciente, ya que a pesar de que están de acuerdo con la donación dificultan el acceso de estos a las Unidades de Cuidados Intensivos, a donde pueden ingresar solo si el consejo directivo de estos centros lo autoriza.

Esta situación es calificada por los especialistas como una “resistencia diplomática”, lo que pone en riesgo una donación y el trasplante.

Bounpesiere, quien también es nefróloga, dijo que otra de las situaciones que afectan al país es la falta de habilitación de los centros de salud para realizar trasplantes cadavéricos, específicamente de páncreas y renales.

Roselis Ravelo dice que urge educar a la población para cuando un coordinador le hable a la familia esta done los órganos de su ser amado.

La ruta para donar:

—1— Donantes
Son aquellos pacientes que por accidentes craneoencafálico o enfermedades cerebro vasculares están en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) y posteriormente fallecen ahí.
—2— Intensivista
Es el especialista que detecta que el paciente de la UCI tuvo muerte encefálica y alerta al equipo del Incort, el cual reconfirma la muerte.
—3— Confirmación
El Incort solicita el consentimiento de la donación a la familia del fallecido. En caso de tener una negativa, concluye el proceso.

—4— Aceptan
La extracción de los órganos no tiene ningún costo para el donador ni el receptor.
—5— La lista
Con los órganos asegurados se procede a revisar la lista de espera para determinar quién tiene compatibilidad con este tipo de sangre, es decir, la del donante.
—6— Implante
Los órganos y tejidos se distribuyen en centros donde se procede a trasplantar.
—7— El alta
Una vez hecho el trasplante, el paciente receptor es dado de alta y pasa al programa de Alto Costo del Ministerio de Salud Pública.

FUENTE: http://eldia.com.do/heroes-que-preservan-los-organos-cadavericos-para-salvar-otras-vidas/

Carnet de Donante ¡Solicítalo ya!

Facebook

Instagram

You Tube

Ver vídeos

Twitter