La película “Réparer les vivants” cuenta el proceso de las familias de los donantes y de los que aceptan los órganos.

La película Réparer les vivants (Heal the living) la ha dirigido Katell Quillévéré basándose en la novela de Maylis de Kerangal. En ella, la familia de un adolescente que ha sufrido un accidente de coche tendrán que enfrentarse al dilema de donar los órganos para que alguien viva gracias a su hijo. Una forma, como dice el título, de repara a los vivos. Este caso explica a la perfección el proceso por el que se enfrentan los familiares de ambos lados.

Una primera fase de negación de lo que ha ocurrido que les lleva a rechazar la posibilidad, pero (en la mayoría de los casos) luego llega la aceptación de que el horror de que alguien haya fallecido no tiene porque quitar la esperanza a otro. El filme, con el que ha cerrado la Sección Oficial la SEMINCI, recorre de forma minuciosa todo el trámite legal. Las llamadas, la aprobación, la comprobación de que el órgano está correcto hasta el momento cumbre: la operación. Una operación que se muestra con toda su crudeza. El corazón del adolescente protagonista es un protagonista más, y su cambio de cuerpo es el clímax -bastante explícito- de este drama francés.

El trasplante de Réparer les vivants considerará a héroes a los que deciden dar los órganos de sus hijos, pero también a los que consiguen que algo tan delicado funcione a la perfección. Médicos que viven pegados al móvil pendientes de que en cualquier minuto un corazón sano aparezca para devolver la vida a un enfermo.

FUENTE: http://www.elespanol.com/cultura/cine/20161028/166484133_0.html

Carnet de Donante ¡Solicítalo ya!

Facebook

Instagram

You Tube

Ver vídeos

Twitter