El milagro del trasplante cruzado: “Las verdaderas heroínas son ellas”

Guillermo y Tomás fueron los primeros receptores de un trasplante cruzado desde que lo autorizó la flamante Ley Justina. La hermana de uno y la esposa del otro fueron las donantes.

Son las ocho de la noche y los cuatro celulares comienzan a sonar al unísono. Todos se levantan de la silla y empiezan a revolver mochilas y carteras. Lo que suena es la alarma del teléfono y lo que buscan son las pastillas inmunosupresoras que necesitan Guillermo y Tomás para que sus cuerpos no rechacen el riñón que acaban de recibir de Vanesa y Lorena, hermana de uno y esposa del otro. Los cuatro, juntos, son parte de la historia: protagonizaron el primer trasplante renal cruzado en Argentina luego de la aprobación de la ley Justina, que permite su realización sin que lo autorice la Justicia. Y el segundo después del de Jorge Lanata.

Mirá tambiénDespués de Lanata, hacen el segundo trasplante renal cruzado en Argentina

Hay miradas que dicen más que las palabras. En silencio Tomás Pereyra (40) observa a Vanesa Frickel (38) sin poder decirle nada. Hay lágrimas en sus ojos que seca con los dedos índices de las manos, mientras hace un fuerte ruido con su boca para aclarar la garganta y destaponarla de ese nudo que lo deja mudo. Hace un esfuerzo y le habla: “¿Qué te puedo decir? Si me salvaste la vida”.

Se realizó con éxito en Argentina el primer trasplante renal cruzado tras la ley Justina.
Fotos Emmanuel Fernández

Guillermo y Tomás, los receptores del trasplante. Vanesa y Lorena, en un espejo. Foto: Emanuel Fernández

Guillermo Frickel (24) intenta lo mismo con Lorena (38). Se conocieron hace menos de un mes, pero ahora él lleva una parte de ella en su cuerpo. “Yo las miro a las dos y pienso que ellas son las verdaderas protagonistas de esta historia, las heroínas que dieron sin recibir nada. Sólo puedo decir gracias y mil veces gracias”.

Tomas y Lorena son marido y mujer y viven en Moreno. Guillermo y Vanesa son hermanos y son de El Talar, también de Buenos Aires. Los separan unos cuarenta kilómetros de distancia, pero los une una cicatriz que llevarán por siempre los cuatro en el mismo lugar. Como un tatuaje que tiene un significado: vida.

El trasplante renal cruzado es un procedimiento que consiste en un intercambio de donantes. Esto ocurre cuando un donante y un receptor son incompatibles y entonces pueden intercambiar sus riñones con otra pareja donante-receptor en una situación similar a la suya. En este caso, los receptores fueron Tomás y Guillermo. La mujer de Tomás donó su riñón a Guillermo y la hermana de este último a Tomás. Las cirugías se llevaron a cabo en forma simultánea el 31 de julio pasado en la Fundación Favaloro y los cuatro pacientes fueron dados de alta hace una semana. Clarín los reunió para que cuenten sus historias.

FUENTE: https://www.clarin.com/sociedad/milagro-trasplante-cruzado-verdaderas-heroinas_0_Sk1QtyRHX.html

Carnet de Donante ¡Solicítalo ya!

Facebook

Instagram

You Tube

Ver vídeos

Twitter