Actitud de las religiones frente a la donación

Dra. Celia Pérez

La actividad de trasplantes de órganos y tejidos se ha incrementado significativamente en los últimos años acompañada de modernos procedimientos y medicamentos que ofrecen más calidad en beneficio de nuestros pacientes, pero la oferta de órganos y tejidos para trasplante sigue sin cubrir la demanda existente, por lo que constituye la barrera más difícil para que miles de pacientes que sufren de una enfermedad terminal de órganos puedan acceder a esta modalidad terapéutica, la única capaz de salvar la vida o mejorarla significativamente.

El trasplante de órganos es una modalidad de tratamiento médico que requiere de una importante inversión en diferentes esferas políticas, económicas, culturales y humanas. No ha sido tarea sencilla lograr los recursos necesarios que se requieren para mejorar el acceso de los pacientes y, con ello, las condiciones de vida de personas que se encuentran muy cercanas a la muerte. 

La donación es un acto de amor, un gesto solidario de gran desprendimiento. Es dar vida a partir de una pérdida, permitiéndole una segunda oportunidad a una persona totalmente desconocida; decisión que se toma en el momento más doloroso por el que atraviesa la familia del fallecido, donde, además, se mezclan sentimientos encontrados y la duda de si es correcta o no desde el punto de vista religioso la decisión de donar.

A pesar de que casi todas las religiones se han manifestado positivamente en cuanto a la donación, este tema prácticamente no ha sido abordado en las actividades religiosas que día a día se llevan a cabo en los diferentes templos de nuestro país. Uno de los factores que más ha contribuido a la alta tasa de negativa familiar para la donación es el desconocimiento de los familiares de los posibles donantes en cuanto al criterio que tienen sobre este tema las religiones que profesan. Por tal razón, al planteársele la donación de un familiar fallecido se generan temores debido a los posibles efectos que esto tenga después de la muerte.

A continuación, citamos la posición de algunas religiones respecto a la donación y el trasplante de órganos y tejidos.

EVANGÉLICOS

La Iglesia del Pacto Evangélico aprobó una resolución en la Reunión Anual de 1982 donde alentaba a los miembros a inscribirse y llevar consigo la tarjeta de donante de órganos. La resolución también recomendaba “que se convierta en una política entre nuestros pastores, maestros y consejeros alentar la concientización sobre la donación de órganos en todas nuestras congregaciones” (Resolución sobre los donantes de órganos. Comité de Acción Cristiana, 1982).

CATÓLICOS

Ven la donación como un acto de caridad y amor fraternal; además, consideran que la donación es algo bueno que puede surgir de una tragedia y una manera en que las familias pueden consolarse ayudando al prójimo. Diferentes pastorales de la Iglesia católica muestran la donación de órganos como una acción de caridad, amor fraterno y sacrificio personal. La donación y los trasplantes de órganos son aceptables ética y moralmente por el Vaticano. De acuerdo con el Padre Leroy Wiechowski, director de la Oficina de Asuntos de la Salud de la Archidiócesis de Chicago, “Fomentamos las donaciones como una acción de caridad. Es algo bueno que puede resultar de una tragedia y una manera en que las familias pueden encontrar consuelo ayudando a otros”. En palabras del papa Juan Pablo II “cada órgano trasplantado tiene su origen en una disposición de gran valor ético: la decisión de dar sin contrapartidas parte de nuestro cuerpo para la salud y el bienestar de otra persona”. La donación de órganos, córneas y tejidos se considera un acto de caridad y amor, y los trasplantes son moral y éticamente aceptables para el Vaticano (Papa Juan Pablo II, Evangelium Vitae, número 86).

DISCÍPULOS DE CRISTO

La Iglesia cristiana fomenta la donación de órganos y tejidos ya que plantea que fuimos creados para la gloria de Dios y para compartir el amor de Dios. Una resolución de 1985, adoptada por la Asamblea General, alienta a los “miembros de la Iglesia cristiana (Discípulos de Cristo) a inscribirse como donantes de órganos y apoyar mediante la oración a aquellos que han recibido un trasplante de órgano”. (Resolución 8548 concerniente al trasplante de órganos, Des Moines, 1985).

IGLESIA UNIDA DE CRISTO

Apoya fuertemente la donación de órganos y tejidos. Según el Reverendo Jay Lintner, director de la Oficina de la Iglesia Unida de Cristo en Washington, “Las personas, Iglesias, y agencias de la Iglesia Unida de Cristo apoyan fuertemente compartir los órganos. El Sínodo General nunca ha hablado sobre este asunto porque, en general, el Sínodo habla sobre asuntos más controvertidos, y no hay ninguna controversia en compartir órganos […]”.

CRISTIANISMO COPTO

Puesto que todos somos hijos de Dios y estamos hechos a su imagen y semejanza, los coptos no distinguen oficialmente entre la donación a un allegado y la que beneficia a un desconocido. Consideran que Jesucristo dio la vida por nosotros y estaremos obrando de acuerdo a su acto de suprema generosidad si, al hacernos donantes, tenemos en cuenta la posibilidad de devolver la vida a nuestro prójimo.

BAUTISTAS

En 1988 la Convención Bautista del Sur resolvió que debido a que “la resurrección no depende de la integridad del cuerpo” y que “la tecnología en los trasplantes de órganos ha transformado muchas vidas a partir de una muerte segura hacia una existencia plena” alienta el “voluntarismo con respecto a las donaciones de órganos con espíritu de responsabilidad, compasión por las necesidades de otros y alivio del sufrimiento” (Resolución sobre donación de órganos humanos, 1988).

ADVENTISTAS DEL SÉPTIMO DÍA

La donación y el trasplante son firmemente fomentados por los Adventistas del Séptimo Día. Ellos tienen muchos hospitales donde se llevan de cabo trasplantes, incluyendo el hospital de Loma Linda en California que se especializa en trasplantes pediátricos del corazón.

IGLESIA ANGLICANA

La postura de la Iglesia anglicana sobre la donación y el trasplante de órganos no difiere en lo esencial de la mantenida por la Iglesia de Roma. Aunque no existen documentos oficiales ni a favor ni en contra de la donación, moralmente se entiende como un acto de generosidad y amor al prójimo, dado que San Pablo habla del principio del amor a los demás a través de la entrega de uno mismo y la caridad en el Capítulo 13 de su 1.a Carta a los Corintios. Desde luego, teniendo en cuenta que el mismo Jesucristo tuvo compasión y se preocupó de la salud corporal, espiritual y emocional de sus contemporáneos.

AME & AME ZION

(IGLESIA AFRICANA METODISTA EPISCOPAL)

Presenta la donación de órganos y tejidos como una acción de amor y caridad. Alientan a todos sus miembros a apoyar la donación como una manera de ayudar a otros.

IGLESIA BRETHREN

En la Conferencia Anual de la Iglesia Brethren en 1993 se desarrolló una resolución de apoyo y estímulo para la donación de órganos y tejidos, llegando a la siguiente conclusión: “Tenemos la oportunidad de ayudar a otros por amor a Cristo mediante la donación de órganos y tejidos”.

IGLESIA EPISCOPAL

La 70.a Convención General de la Iglesia Episcopal recomienda e insta a “todos los miembros de esta Iglesia a que consi- deren seriamente la oportunidad de donar órganos después de la muerte para que otros puedan vivir, y a que manifiesten esta decisión con claridad a la familia, los amigos, la Iglesia y un abogado” (La Resolución 1991-A097 insta a los miembros a considerar la donación de órganos, 1991).

BUDISTAS

Los budistas tienen la creencia de que la donación de órganos y tejidos es un tema de conciencia personal y les dan mucho valor a los actos de compasión. El reverendo Gyomay Mássao, presidente y fundador del Templo Budista de Chicago, dice: “nosotros honramos a aquellas personas que donan sus cuerpos y órganos para el avance de la ciencia médica y para la salvación de vidas”. El budismo expresa la importancia de permitir que los seres queridos conozcan los deseos del individuo con relación a las donaciones. Muchas familias no dan permiso para las donaciones, pero lo hacen si saben que su ser querido quería ser donante.

ISLAM

La donación es un acto voluntario y desinteresado, que puede provenir de un donante cadavérico o se puede realizar entre personas vivas, si no corre peligro la vida del donante. Las autoridades musulmanas que interpretan el Corán entienden que todo lo que en su Libro de la Revelación no está expresamente prohibido, a través de las palabras del Profeta, puede estar permitido, siempre y cuando no atente directa o indirectamente contra sus preceptos religiosos.

La religión del islam cree firmemente en el principio de la salvación de vidas humanas. A. Sachedima en su artículo “Enfoque islámico sobre el trasplante de órganos”, publicado en Transplant Proceedings, plantea que “la mayoría de los eruditos musulmanes pertenecientes a varias escuelas de ley islámica invocan al principio primordial de la salvación de la vida humana, y permiten el trasplante de órganos como una necesidad para procurar este noble fin”.

METODISTAS UNIDOS

La Iglesia Metodista Unida reconoce los beneficios de dar vida que brinda la donación de tejidos y órganos y, por lo tanto, alienta a todos los cristianos a ser donantes de tejidos y órganos”, según establece una declaración de la política de la Iglesia. En una resolución de 2000 también “alienta a los fieles a unirse a la celebración interreligiosa del Sabbat Nacional del Donante […], otra forma en que los metodistas unidos pueden ayudar a salvar vidas”. (Resolución 139, El libro de disciplina de la Iglesia Metodista Unida, 2000).

JUDAÍSMO

En principio, el judaísmo aprueba y fomenta la donación de órganos, córneas y tejidos con el fin de salvar vidas. Según el rabino Elliott N. Dorff, profesor en la American Jewish University y presidente del Comité de Ley Judía, “salvar una vida mediante la donación de órganos sustituye las reglas que rigen el tratamiento de un cadáver. El trasplante no profana un cuerpo ni demuestra falta de respeto por la persona fallecida. La donación de órganos salva vidas y honra a la persona fallecida”. Las cuatro ramas del judaísmo (ortodoxa, conservadora, reformista, reconstruccionista) apoyan y fomentan las donaciones. Los grupos reformistas y conservadores tienen normas que expresan firmemente su apoyo la donación.

IGLESIA LUTERANA

La Iglesia Luterana de América (Missouri Synod) presentó una resolución en 1984 que expresaba que la donación de órganos contribuye al bienestar de la humanidad y puede ser “una expresión de sacrificio por amor al prójimo en necesidad”. E- llos hacen un llamado para que sus “miembros consideren donar órganos, y para se tomen las medidas necesarias, sean familiares o legales, incluyendo el uso de tarjetas de donantes firmadas”. 

PRESBITERIANOS

Los presbiterianos fomentan y apoyan la donación, y respetan el derecho de la persona de tomar decisiones concernientes a su propio cuerpo. Durante su Asamblea General en 1995, redactaron un documento de apoyo a la donación e hicieron un comentario donde “alientan a sus miembros y amigos a firmar y llevar consigo tarjetas de donación universales […]”. 

IGLESIA ORTODOXA GRIEGA

De acuerdo con el reverendo Dr. Milton Efthimiou, director del Departamento de Iglesia y Sociedad para la Iglesia Griega Ortodoxa del Norte y Sur de América, “la Iglesia Ortodoxa Griega no se opone a la donación de órganos, siempre y cuando los órganos y tejidos en cuestión sean usados para mejorar la vida humana, como, por ejemplo, el trasplante o la investigación que conduzcan al mejoramiento en el tratamiento y prevención de enfermedades”.

TESTIGOS DE JEHOVÁ

A pesar de que se oponen rotundamente a las transfusiones de sangre, no tiene oposición a la donación de órganos ni tampoco al trasplante, siempre que se les asegure que no van a recibir ninguna transfusión durante la operación y que estos órganos estén completamente limpios de sangre antes de ser trasplantado. 

PROTESTANTES

Fomentan y animan a la donación de órganos. La fe respeta la conciencia personal y el derecho del individuo a tomar decisiones sobre su cuerpo. Las autoridades religiosas de las diferentes denominaciones que componen el protestantismo (anglicanos, luteranos, metodistas y reformistas) declaran que la donación de órganos permite una vida más abundante, reduce el dolor y el sufrimiento, y es una expresión de vida en momentos de tragedia.

MORMONES

La Iglesia mormona es partidaria de los trasplantes, al punto que tiene un departamento específico para apoyar los avan- ces en esta práctica médica.

FUENTE: INCORT (INSTITUTO NACIONAL DE COORDINACIÓN Y TRASPLANTE)

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Compartir
Sé un héroe, ayuda a salvar vidas Quiero ser donante de órganos y tejidos